Uso del concepto de Trazabilidad Metrológica por los Laboratorios de Calibración

Nota Técnica (06/04/15)

 

En el ámbito de la Metrología, la trazabilidad de los resultados de medida es un elemento clave para garantizar la correcta diseminación de las diferentes unidades de medida desde los patrones nacionales o internacionales o, en general, de referencia, hasta los patrones e instrumentos de medición de la industria. La trazabilidad metrológica garantiza que los resultados de medida sean comparables entre sí, independientemente del lugar y tiempo en que se hayan realizado facilitando el que puedan ser universalmente aceptados.

La trazabilidad metrológica, en general, se refiere al Sistema Internacional de Unidades (SI); no obstante si tal trazabilidad no es posible, puede ser a otras referencias internacionales aceptadas, como puede ser el caso de las escalas de dureza o los patrones de referencia establecidos por la Organización Mundial de la Salud.

Los laboratorios de calibración deben garantizar que los resultados de medida de sus servicios sean trazables metrológicamente y para ello es condición indispensable que sean técnicamente competentes.

Y cuyo objeto es objeto aclarar el concepto de trazabilidad metrológica e informar de cómo los laboratorios de calibración pueden demostrar que sus resultados de medida son trazables a una referencia, usualmente el SI.

Consideraciones sobre la trazabilidad metrológica

El conjunto de referencias normativas a la trazabilidad metrológica (VIM, ISO/IEC 17025, ISO 9000) establece la diferencia entre trazabilidad metrológica (incluso cuando por simplicidad se la menciona abreviadamente como trazabilidad) y trazabilidad definida de forma genérica (por ejemplo en ISO 9000), y establece también que, si bien es preferible referirse a la trazabilidad metrológica mediante el término completo, no reduciéndolo a trazabilidad, debe tenerse presente que, en un contexto metrológico, por ejemplo en referencia a una calibración o a un certificado de calibración, trazabilidad debe entenderse como trazabilidad metrológica, a no ser que se especifique claramente a qué aspecto no metrológico de la actividad, por ejemplo en relación con la trazabilidad documental de un proceso de producción, estamos aplicando el concepto de trazabilidad.

La trazabilidad metrológica consiste en una cadena ininterrumpida y documentada de calibraciones hasta una referencia (patrón de medida, realización práctica de la definición de una unidad de medida o un procedimiento de medida) mediante procedimientos de medición (documentados), que permiten relacionar los resultados de medida, en general a las unidades del Sistema Internacional (SI), legalmente establecido en España, con una incertidumbre de medida conocida y documentada. No obstante, podrían utilizarse otras unidades de medida distintas de las del SI, cuyo uso esté previsto por convenios o acuerdos internacionales que vinculen a España, según se establece en el apartado 5 del artículo 2, capítulo II de la Ley 32/2014, de Metrología, de 22 de diciembre. Este es el caso, por ejemplo de las unidades internacionales (UI) de la OMS, la dureza o el pH.

Para que esa secuencia de calibraciones evidencie confianza y comparabilidad, cada una de las calibraciones debe haberse realizado:

  • Por personal con la necesaria formación y cualificación técnica;
  • Según un procedimiento de calibración documentado, en donde se tienen en cuenta, entre otros, los factores de influencia y los condicionantes del medio donde se realiza la calibración;

  • Con instrumentos y patrones en correcto estado y vigencia de trazabilidad, calibración y mantenimiento. En general, las calibraciones de los patrones e instrumentos de medida estarán respaldadas por la estructura metrológica nacional constituida en su más alto nivel por el Centro Español de Metrología (CEM) y sus Laboratorios Asociados (LL.AA.), y en un segundo nivel por los laboratorios de calibración acreditados por la Entidad Nacional de Acreditación ENAC, o en su defecto, por el propio laboratorio usuario de los instrumentos, que pueda demostrar su competencia técnica, su capacidad de medida y la trazabilidad metrológica de los resultados de medida que realizan;
     
  • Con una evaluación de la incertidumbre de medida asociada al mensurando y magnitud objeto de la calibración, de acuerdo con una sistemática aceptada internacionalmente y con econocimiento técnico avalado, como la que proporciona la Guía para la Expresión de la Incertidumbre de Medida (GUM en sus siglas en inglés) y sus suplementos;
     
  • De manera documentada, de forma que se aporte claramente toda la información necesaria para el seguimiento de la trazabilidad metrológica y la repetición de la calibración en las mismas condiciones, si fuese necesario. En definitiva, cada una de las calibraciones debe haberse desarrollado con la competencia técnica necesaria, y la forma reconocida internacionalmente de asegurarla en la realización de calibraciones, es el cumplimiento de la norma ISO/IEC 17025, y la Guía 34 de ISO en el caso de los materiales de referencia, siendo la acreditación la garantía de su cumplimiento.
Debe tenerse en cuenta que:
  • La cadena de trazabilidad metrológica, como cualquier otra cadena, es tan fuerte como lo sea su eslabón más débil;
     
  • La unidad SI no es un símbolo en un documento, sino que es una magnitud física materializada, cuyo uso legítimo en un resultado de medida requiere comprobación experimental;
     
  • La trazabilidad metrológica, vinculada a ese uso legítimo de la unidad SI, no es una característica documental, sino que es una propiedad cuantitativamente contrastable mediante las comparaciones interlaboratorios, que confirman o no la compatibilidad con la unidad SI;
     
  • La trazabilidad metrológica es un atributo del resultado de medida y, por lo tanto, expresiones como “equipo trazable” o “trazable a la organización …” son incorrectas en el ámbito de la metrología. La trazabilidad no debe referirse a un instrumento o a un certificado de calibración, ni se obtiene siguiendo un procedimiento de calibración específico o utilizando un equipo especial. Sólo los resultados de medida y los valores definidos por los patrones de medida son trazables metrológicamente;
     
  • Tener un instrumento calibrado por tercera parte acreditada, aun por un Instituto Nacional de Metrología, no es suficiente para que el resultado de medida obtenido con ese instrumento sea trazable a la realización de la correspondiente unidad del SI u otras referencias establecidas;
     
  • La trazabilidad metrológica de un resultado de medida no asegura que la incertidumbre de medida sea la adecuada para el uso previsto, ni que exista ausencia de errores.

 

                           Si quieres leer o descargar la Nota Técnica completa pulsa     

 

ACCESO CLIENTES

CERTIFICACIÓN ENAC

POLÍTICA DE CALIDAD

CONSULTANOS
Consultanos cualquier duda
SOLICITA PRESPUESTO
Solicita tu prespuesto

 

Centre de Negocis PORTAL DIAGONAL | CL.Constitució 4 Local 2 | 08960 SANT JUST DESVERN (Barcelona) España
GPI Software - Internet & Web solutions

Distribuido por: SISPRO

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede saber más sobre nuestra política de cookies aquí

Acepto